Más previsiones: Tiempo madrid 25 días
Credinspira logo_logo copia (1)

Los avances tecnológicos de las últimas décadas han traído también una serie de innovaciones financieras. Los bancos han realizado adecuaciones en sus productos y servicios, de tal manera que ahora podemos tener acceso a una infinidad de posibilidades para manejar recursos económicos sin utilizar dinero en efectivo.

Entre los productos más empleados están las tarjetas de crédito y débito. A simple vista pueden parecer hermanas gemelas, son dos rectángulos de plástico con información de ambos lados, pero tienen funciones diferentes.

Tarjeta de crédito

Las tarjetas de crédito es un producto financiero con el que se puede disponer de dinero para efectuar compras en tiendas físicas o en línea, puedes pagar algunos servicios como hospedaje, reservaciones, renta de automóvil, etc. Las ventajas de la tarjeta de crédito van desde la posibilidad de efectuar pagos sin disponer de dinero en efectivo, hasta descuentos y remuneraciones por su uso en algunos establecimientos.

Pero recuerda, el dinero que se emplea para pagar con la tarjeta de crédito es prestado, es dinero del banco que tú utilizas para tus gastos y que tendrás que regresar de formas diversas. Si no pagas a tiempo hay penalizaciones implícitas.

Tarjeta de debito

Tarjeta de debito

La tarjeta de débito se utiliza también para ejecutar pagos en diferentes modalidades, ya sea en línea o en comercios y servicios físicos. Los recursos con los que cuenta esta tarjeta es dinero que no es del banco o financiera, es dinero que tienes guardado en una cuenta y que te pertenece.

El límite de gasto va en acorde con lo que tengas en tu cuenta de banco y cada que la emplees irá disminuyendo de tu cuenta hasta agotarse. En ambos casos hay ventajas y desventajas, su utilización depende de las posibilidades financieras que tengas.

Puedes guardar dinero en una cuenta de banco y gastarlo con una tarjeta de débito o puedes usar tu tarjeta de crédito y gastar dinero que no tienes y que en algún momento el banco te cobrará. Es cuestión de finanzas personales, tú sabes cómo y cuándo usarlas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *